sábado, 11 de junio de 2011

Nunca se me ha dado bien mantener la calma en una conversación telefónica. Tampoco se me da bien ocultar mis preferencias, ni mantenerme alejada de lo que quiero tener cerca. No se me da bien guardar las lágrimas, ni mantener mi mente ocupada con lo que debería. Tampoco se me da bien querer mucho, aunque sí a mi manera. Ni siquiera se me dan bien las palabras, no se me da bien encontrar el equilibrio entre las que me sobran y las que me faltan. No se me da bien echar de menos, pero tampoco se me da bien olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog