sábado, 30 de junio de 2012

Conoces mi nombre, no mi historia.

No tienes ningún derecho para juzgarme, pues no sabes nada de mi, ni de mi pasado, ni de mi presente, ni de mis expectativas para mi futuro, no sabes nada, es cierto que no soy perfecta, pero...¿alguien lo es? Sinceramente, no conozco a ningún ser humano perfecto, y tu mucho menos, no te acercas a la perfección ni en tus sueños de superioridad, en los que te crees el rey del mundo. 
El mundo es triste dicen, yo no opino así, el mundo es bonito y acogedor, pero...hay gente que hace que sea triste, juzgando, metiéndose en vidas ajenas, sintiéndose superiores. Querido amigo, tu, yo y el, todos somos iguales, el hombre y la mujer, el africano, el asiático y el europeo, el niño y el anciano también son iguales, al igual que el gordo y el flaco, el minusvalido también es igual a ti, pero tu, desgraciadamente con ventaja, pues tuviste suerte, nada mas, eso no quiere decir que tu seas el elegido por Dios, no quiere decir que tengas un poder especial, solo que has tenido suerte de nacer con dos manos, dos brazos, dos piernas, dos ojos, y cinco sentido...
Pero...si vas juzgando a los demás, has tenido la mala suerte de nacer sin sentimientos, sin cerebro, sin corazón, y no tener esas cualidades, son las que te hacen diferente a mis ojos, te hacen una mala persona, un mal habitante de este mundo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog